El pibe del delivery, Galeano y Riquelme

cuento 3

   Tenía pinta de crack. De esos flacos muy flacos habilidosos, rápidos, con más gambeta que potencia. Un atrevido, un picante. Tenía zapatillas blancas deportivas, gastadas, las bajitas con la pipa al costado. El equipo de entrenamiento de la selección argentina de hace algunos años, medio gastado. En el hombro colgaba un bolso negro grande con el nombre de una casa de comidas. Es un pibe que trabaja de delivery, estoy casi seguro.

   Estaba parado, con una mano sostenía un libro y con la otra se mantenía del caño cromado para no caerse. Viajo en subte todos los días desde hace 5 años y vi todo tipo de gente. El indiferente, el extrovertido, el que canta en voz alta o el que tiene la música fuerte en el celular, el que tiene el pelo de muchos colores y el que no tiene pelo, la señora que pide el asiento y la que resopla porque nadie se lo cede sin resoplar. El albañil, el abogado, el estudiante universitario, el escolar. Una fauna fácil de identificar a los ojos entrenados de un observador amateur. Este pibe me alegró el viernes. Es una especie en extinción. Sigue leyendo

Senderos del Fin del Mundo – Ushuaia, Tierra del Fuego

         Land of Fire, Tierra del Fuego en inglés. Muchos europeos nos preguntaban por la provincia más austral del mundo mientras viajábamos el 2014 por el viejo continente. Probablemente sea un destino turístico que despierta más interés en viajeros extranjeros que en los nacionales. Land of Fire, Tierra del Fuego, el Fin del Mundo. Para los intrépidos europeos con ansías de ser un poco Indiana Jones y otro tanto Colón, el nombre debe sonar como una sirena cantándoles al oído. Para nosotros, que tenemos el nombre naturalizado, es la provincia del sur, donde hace mucho mucho frío y vive poca gente. Quizás, a la mayoría, les tira primero ir a conocer el interesante y distinto norte y Cuyo, o volver a Bariloche después del viaje de egresados, a disfrutarlo con ojos adultos, y de paso ir a El Bolsón y alrededores (cualquier parecido con una autobiografía es mera coincidencia (?). Teníamos que callar nuestra ignorancia que nos hacía responder “no, no conocemos Tierra del Fuego” y aprovechar los días de vacaciones que nos regala (?) la benevolente regulación laboral argentina. Así es que con ese interés latente y un ofertón de Aerolíneas fuimos a Ushuaia a desconectarnos, a hacer todos los senderos de montaña posibles y calmar la ansiedad de viajar.

La primer vista de la ciudad

La primer vista de la ciudad

Sigue leyendo

Acampar en Europa

Para empezar este pequeño artículo es necesario advertirle a nuestros estimados lectores, presuntamente sudamericanos, que los campings en Europa, en su mayoría, tienen poco y nada que ver con lo que nosotros estamos acostumbrados. La idea es que complemente con este otro post, sobre viajar en bicicleta: https://viajandodesurasur.com/2014/10/21/viajar-en-bicicleta-por-europa/. La idiosincrasia de éstos radica en su orientación hacia un público “jubilado” que viajan en casas rodantes, o en su mayoría, motorhomes (metí “idiosincrasia” y “radica” en una oración, estoy hecho un campeón). O sea, los campings están en lugares bonitos, en medio de la naturaleza muchas veces, pero tienen TODOS los chiches en cuanto a confort, mucha preparación para los vehículos caseríos, y algún lugar pequeño y escondido para las carpas. Pocas parrillas, claro (a excepción de Grecia, pero ya llegaremos ahí). Como dato de color les contamos que allá es muy común que la gente mayor (jubilada) se vaya a “vivir” temporalmente, por varios meses o años a campings, donde se instalan y disfrutan de sus años de descanso. Cuando se cansan del lugar, levantan todo y se van a vivir a otro camping. Es algo bastante común para ellos.

Acampe libre

Acampe libre en Alemania

Sigue leyendo

Devolución del 35% de AFIP para viajeros

¿Te fuiste un añito de Working Holiday y tarjeteaste como loco? ¿Pegaste un viaje largo y usaste la tarjeta de crédito en el exterior? Sí, nos fuimos de viaje con tarjeta de crédito, así que si no entramos dentro de tu estereotipo de “viajero utópico que recorre el mundo con 14 centavos de Zimbabwe y descalzo” sos libre de darle click a la crucecita del extremo superior derecho de la pantalla 🙂 . Por otro lado, si te interesa saber lo que hicimos para que AFIP nos reintegre el famoso 35% de impuesto anticipado a las Ganancias (o algo así) que te cobran cuando consumís en moneda extranjera con la de crédito, leete este paso a paso. Parte del viaje es el morlaco que se gasta, y siempre queremos que sea lo menos posible, para viajar más 😀

ADVERTENCIA: no somos ni contadores ni trabajamos en AFIP ni la tenemos súper clara. Sólo hacemos este post en virtud de compartir nuestra experiencia haciendo este trámite que resulta muy útil, y para mucha gente, es desconocido. Sigue leyendo

Descargo del viajero

             El cuentito supremo de la vida correcta, del deber y la acumulación, del cómo hay que llegar a la terraza para poder elegir teñirnos las canas o comprarle regalos a los nietos con la magra jubilación. Una historia que debemos aprender de memoria tanto en el escuela como en casa. Universidad, trabajo en blanco, presentismo, reloj, jefes, obediencia, salario, hijos antes de los treinta, casamiento, progreso individual. Algunos elementos del ascensor que te deja en ese techo en mejor forma, con más aire y más comodidad, pero con la vida en la espalda. Años, desganado.           El encierro del viajero en ascensor es invisible a los ojos del empresario de traje, del conejo blanco que no suelta el reloj. La creatividad se convirtió en una herejía y el coraje en demencia. Llegar a la terraza por la escalera una abominación, trepar por una cuerda avistando el paisaje es de mente sulfatada y al loco que llega volando en globos de colores hay que crucificarlo e ignorar su pestilencia. Por desacato al orden social. Si yo sufro con el sistema, suframos todos. Si intentas salvarte, odio. Pensamiento contemporáneo. Rebelión ya, cambio de perspectiva urgente. Disfrutar el viaje a la terraza, esa es la ley primera.

Pintando Budapest

Dicen que viajando se fortalece el corazón – Barcelona

      No íbamos a ir a España y quizás nunca hayamos llegado. Desde que salimos de Buenos Aires pensamos que tanto Portugal como España nos iban a quedar para un viaje corto futuro. Después de haber estado en Barcelona por casi una semana sigo pensando que nos quedaron afuera del recorrido los dos países, la capital de Cataluña no habla español ni se reconoce parte del Estado conquistador de gran parte de América.

Vista de Barcelona

Vista de Barcelona

Sigue leyendo

Francia es mucho más que París – Velodysseey, Burdeos y Canal du Midi

                Primer post escrito enteramente desde Buenos Aires, no terminamos de caer, que ésta tarde no hace falta buscar un buen lugar de acampe, ni que tenemos que rastrear wifi para ver si alguien de Warmshower nos aceptó para dormir bajo techo con comidas e historias de por medio, e incluso, cada tanto, se me da por ver las aplicaciones del teléfono que tanto usaba mientras viajábamos, la del clima y la que cuenta los kilómetros pedaleados. Pero acá estamos, cambiamos los cinco grados bajo cero en la bolsa de dormir por el verano bonaerense. Por respeto al que haya leído nuestros posts, pero sobre todo por nosotros mismos, vamos a contarles los últimos capítulos de lo que fue éste, nuestro primer viaje “largo”, con la misma pasión con la que viajamos y pedaleamos esos meses más intensos y llenos de vida de nuestra existencia.

DSC_3014 copia

La vendee a velo bien señalizado

Sigue leyendo

Los valles del río Loira – parte 2

Seguimos con el recorrido por los enamorables Valles de Loira

De Tours nos dirigíamos a Saumur (Saumú, pronunciado), pero en medio íbamos a pasar una noche en Chinon. Las lluvias continuas dificultaban nuestro pedaleo, así que empezamos a buscar más enérgicamente casas de gente donde dormir, además que las experiencias venían siendo más que positivas, conociendo mucho de la cultura del lugar con franceses súper simpáticos (todo lo contrario a la creencia popular). La primer noche post Tours fue en carpa igualmente, cerca del castillo de Ussé, el “elegido” por Flor para visitar por dentro. Como las entradas para las visitas internas son caras (ninguna baja de 10 euros) decidimos entrar a uno y ese es el Ussé, el que inspiró a Charles Perrault para escribir la Bella Durmiente, “La Belle Bois”.

El castillo de Ussé

El castillo de Ussé

Sigue leyendo

Los Valles de Loira, tutorial de bici-camping y enamorados de Francia – Parte 1

              Nos fuimos de París con el pecho inflado hacía Gien, pueblito casi en el centro de Francia por donde pasa el río Loira, y donde comenzaríamos nuestro trayecto hasta el océano atlántico. Leímos en internet que este tramo estaba en muy buen estado y que era lindo para hacerlo en familia. Habiendo terminado el recorrido al momento que escribo esto no me queda más que reafirmar ese “rumor”, y no solo eso, sino que el sendero de “Los Valles del Loira” es un excelente “viaje tutorial” para cualquiera que quiera incursionar en el mundo del ciclo-camping. Antes le decíamos cicloturismo, pero un amigo ciclista que tiene sus años en esto ya nos enseñó la diferencia: el ciclocamping es lo que hacemos nosotros, bici y camping libre, y el cicloturismo es justamente bici y turismo durmiendo en hotel. Ambos disfrutables, pero diferente, claro está.

El castillo de Gien y el rio Loira

El castillo de Gien y el rio Loira

Sigue leyendo

Siempre tendremos París

             “Nos dieron unas cuantas patadas en el culo y nos mandaron de vuelta a 1789…¿Qué exigimos? Pedimos, peor, ni siquiera exigimos, esperamos que el mundo se organice con sentido común. Que la gente sepa que viven en una comunidad, que se organicen, que haya justicia, que trabajen por el bien común…¿Sabes que es eso? Libertad, Igualdad y Fraternidad” decía Federico Luppi en la película “Lugares comunes”. Historia inspiradora si las hay.

         Francia aparece en nuestra ruta con un tiempo especial, es el país al que más días le vamos a dedicar, sin contar Dinamarca, claro. Nos llama, casi con señales de humo desesperadas, desde su atrapante historia, su famosa cocina, la naturaleza…básicamente todos los elementos que constituyen el significado de cultura. Quitamos del itinerario nuestro paso por Holanda y Bélgica. Debes estar pensado “estos boludos se están perdiendo de dos países sumamente interesantes”, y sí, lo sabemos. Es que si miramos en el mapa, todo nos seduce, pero nos fuimos de Suiza con aguanieve y cinco grados bajo cero. La nueva patria de Máxima y su vecino no parecen más cálidos considerando su cercanía con el polo norte. Sin embargo, Francia aparece en nuestro ideario como una meca de sol, playas, ríos y un idioma que enamora. Además, dos semanas menos en los otros significan un mes y medio, en total, en las tierras de “Liberté, Igualité y Fraternité”. Tomamos la decisión entonces, seguros, de que ese cambio podía ser un eje en el viaje y nada mejor que empezar por la famosa París, claro, y dejar los pueblos para el deleite posterior.

Fotón del costado de Notre Dame

Fotón del costado de Notre Dame

Sigue leyendo