La ciudad eterna y lo complicado de comprimir emociones – Roma

     Y nos fuimos de Roma nomás. Después de una de las semanas más locas, agitadas y soñadas de nuestros últimos 2 años. Nunca habíamos pensado en que nuestro primer destino fuese Roma, ni siquiera Italia. La mayoría sabe que nuestro punto de inflexión en el viaje es Dinamarca. Pero Roma era un viaje directo y que no pasaba por España (nos tienen en la mira por ser argentinos y nos avisaron que te piden TODOS los papeles habidos y por haber). Así que, por suerte, Roma fue nuestro primer destino. Grato acierto. Nos estamos yendo empapados de cultura e historia. No es fácil explicar lo que es “la ciudad eterna” en palabras, pero voy a intentarlo.
Piazza di Popolo de noche – nuestra primer noche en Roma

Piazza di Popolo de noche – nuestra primer noche en Roma

En los dos meses entre que sacamos los pasajes y que salimos, intentamos estudiar todo lo posible sobre lo que íbamos a vivir en Roma. No es que haya estado mal, pero creo que si estudiábamos un año, iban a seguir habiendo muchas cosas que se nos escapasen. Roma tiene  magia. Es así. Te hechiza un poco con el tono y la parla de los tanos (escucharlos tanto discutir como reírse en grupo es genial), y te termina de encantar con la ciudad en sí. Hay monumentos cada dos cuadras como mucho, e iglesias enormes, lujosas y ostentosas, donde nunca faltan los carteles de “oferte” para que se encienda una “vela” eléctrica. Pero es la sensación de hacer una cuadra y ver un obelisco egipcio traído a Roma hace más de 500 años, y en la misma cuadra entrar en una basílica que ni siquiera aparece en el mapa turístico pero que es igual de grande y llamativa que la de Luján, es una sensación extraordinaria.

Esta foto le quedo genial a Flor, muy creepy - Piazza di Popolo

Esta foto le quedo genial a Flor, muy creepy – Piazza di Popolo

Flor, super feliz, entrando al Campidoglio

Flor, super feliz, entrando al Campidoglio

 

     Y es que Roma te avasalla. Te llena de opciones, de lugares para ver y que si te sobran dos minutos de más, son lugares para meditar. Tuvimos la suerte de conocer mucho en una semana: el Coliseo, la Piazza di Pipolo, el monumento a Vittorio Emanuele II (el más grande de Roma, que inclusive claro, tiene una iglesia hermosa adentro), el Foro Romano donde durante cientos de años se decidió la política del imperio romano y por lo tanto de un tercio del planeta, el Monte Palatino donde cuenta la historia que se criaron Rómulo y Remo y hoy alberga cientos de ruinas de la antigua Roma (este lugar es espectacular, es-pec-ta-cu-lar, nos trasladó cientos de años atrás y fue uno de los lugares más impactantes), al Vaticano con una misa del Papa por el día de los enamorados, al Pantheon, Piazza di Spagna, etc etc. Si les cuento todos los lugares se me duermen en el teclado. Pero nombro todo esto para mostrar que nosotros solo recorrimos el 30% de la ciudad, nos faltaron un montón de cosas en una semana, por lo que dense una idea de lo grande y llena de cosas que está. Si Roma estuviese en Argentina, existirían cientos de lugares donde ir a tomar mate.

Fontana di Trevi, una belleza

Fontana di Trevi, una belleza

Párrafo aparte para sus callecitas. Caminar por los pasajes y las pequeñas calles adoquinadas de veredas angostas de Roma es un viaje aparte. Te enamoran y no terminas de recorrerlas nunca. La mayor magia de la ciudad está en las simples callecitas que se mezclan con grandes avenidas diagonales. Quizás le pusieron ciudad eterna por eso, por sus callecitas sacadas de una película.

 

Foton en el Foro Romano

Foton en el Foro Romano

Callecitas de Roma – A que te re caminas todo ahí no?

Callecitas de Roma

A todo esto, debes estar pensando “¡a la pipetua!, pero en Roma es todo muy genial”. Y ahí cae del cielo un grito mío de NOOOOT. Roma es carísima. Quizás para el sueldo del romano no lo sea, pero para los argentinos es complicado y más cuando en lugar de ir de turismo, vienen de viajeros como nosotros. Hicimos magia con el presupuesto que tenemos. Los fideos son muy baratos jaja!

 

Monte Palatino, sacada desde el Foro Romano

Monte Palatino, sacada desde el Foro Romano

 

      Con respecto a nosotros, nos tomó dos días caer en donde estábamos y que estábamos haciendo. Es fuerte la experiencia y la sensación. Sumado al inconveniente de la falta de internet de los primeros 4 días, fue complicado comunicarse con la familia. Por suerte los últimos dos días nos hospedamos en lo de Maurizio, un couchsurfer que nos alojó en su casa y nos cocinó riquísimas cenas y él tenía internet así que nos empezamos a poner al día. Hoy estamos muy felices, acostumbrándonos a la libertad de la no-rutina y mirando mapas para ver nuestro próximo destino. Adaptándonos a los que nos rodean y haciéndonos entender en un “italiñol” que usa el inglés como bastón. Hoy puntualmente estamos viajando a Florencia, la ciudad de los Medici.
Seba en la Casa de Augusto, que fue un aristocrata en el Imperio Romano. Las pinturas de atrás tienen más de 500 años -. . . - ¿Vuelve Caruso?

Seba en la Casa de Augusto, que fue un aristocrata en el Imperio Romano. Las pinturas de atrás tienen más de 500 años -. . . – ¿Vuelve Caruso?

El Coliseo desde adentro. Recordemos que fue fundado en el 67 D.C. y se banco un rayo en el 200 que lo prendió fuego. Miren lo enterito que está

El Coliseo desde adentro. Recordemos que fue fundado en el 67 D.C. y se banco un rayo en el 200 que lo prendió fuego. Miren lo enterito que está

Para finalizar y que no me puteen por la extensión del posteo, les dejo al que le interese “datos duros” de Roma:
– Un “vero gelatto italiano” cucurucho en Roma cuesta 5 Euros y no venden por Kilo. No se como ven películas si no tienen pote de helado.
– Roma, a comparación de Buenos Aires, es chica. Tiene solo dos líneas de subte y la ciudad se puede recorrer de punta a punta a pata. Y la cantidad de gente que se ve por la calle no es “muuuchiiiisima”, salvo los fines de semana.
– Aprendimos lo que es en verdad el METROBUS, acá, sí. Es la posibilidad de combinar todos los servicios de transporte con un solo boleto.  Ósea, sacas un ticket que dura 100 minutos y te subís al tren, después al bondi y después al subte o al tranvía y está todo bien. El ticket sale 1,5 euro (si hacemos el cambio, son como 18 pesos argentos, careli). Los bondis y los trenes son más modernos que en Argentina, eso sí. El subte es bastante similar, pero la frecuencia es mejor y la gente no llega a amontonarse adentro.
– Algunos lugares turísticos son pagos. Por eso nos perdimos visitar la capilla sixtina (nos pareció que 16 euros por cabeza era un poco demasiado), a la vuelta quizás la veamos. El Coliseo tiene un boleto compartido con el Monte Palatino y el Foro Romano de 12 E. Y después todooooos los museos son pagos, entre 8 a 12 euros dependiendo cual. Igualmente, repito, con lo que ofrece la ciudad, no te sentís que te estás perdiendo mucho por no entrar a X lugar.
– Las veredas son angostas, lo que las hace paquetas, pero cuando un auto te pasa cerquita y rápido (todos los romanos manejan rápido) mete cagazo.
– Nos hicimos amigos de un mexicano, Ricardito Salazar Reyes que nos comentó que en su país adoptan todo lo extranjero. Fue muy gracioso ver cuando sacaba su “padrísimo” teléfono celular y nos mostraba las canciones de cumbia argentina que tenía. Somos exportadores de “cumbia villera”.

- Jorgitoooo!! - Como andas Seba?! - Te quería comentar unas cositas pero después hablamos, dale bola a los del otro lado que son varios.

– Jorgitoooo!!
– Como andas Seba?!
– Te quería comentar unas cositas pero después hablamos, dale bola a los del otro lado que son varios.

Intenté resumir con pocas palabras lo que vivimos en Roma, pero cada vez que lo releo siento que me faltan expresar sensaciones. Igualmente es lo mejor que me sale, porque hay cosas que hay que vivirlas. Gracias por leer hasta acá. En un par de días subiremos lo que vivamos en Florencia, con Florencia (cuack).

PD: En los próximos días subimos al face https://www.facebook.com/viajando.de.sur.a.sur la dirección de Flicker con toooooodas las fotos de Roma

 

7 pensamientos en “La ciudad eterna y lo complicado de comprimir emociones – Roma

  1. Me llena de orgullo ver que pueden vivir su sueño juntos. Y como viene soplando el viento, en el próximo viaje capaz que nos cruzamos.

    (Nota aparte merece el gusto de leer el relato de alguien que sabe escribir y ver fotos tomadas por alguien que sabe hacerlo, cosa que, como todos sabemos pero pocos decimos, no es habitual)

    May the Force be with you

  2. QUE LINDO TODOOO!!! me encanto, desde los datos curiosos hasta el comentario de Caruso! jajajajaja hermoso, me hacen sentir que estoy viajando y conociendo un poco mas con ustedes… pensandolo mejor, hubiera estado bueno ir en el bolso y que sea mas literal el “viajar con ustedes” pero NOOOOOT! jajajajaa sigan conociendo , orgullo infinito y felicidad por ustedes 😀

  3. Pingback: Siempre tendremos París | Viajando de Sur a Sur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s