Llueve en primavera y las puertas abiertas – Hungría y Eslovaquia

El síndrome de entrar en las puertas abiertas es una enfermedad que nos aqueja, principalmente a mí (Seba) desde que comenzamos este viaje. Uno podría llegar a pensar que es divertido o inclusive un chiste el hecho de que ante cada puerta abierta tenga el irrefrenable impulso de atravesar ese marco, o al menos pispear qué se esconde detrás de esa apertura que me llama como si fuese un ratoncito escuchando el dulce sonido del flautista de Hamelin. Así sea en un edificio histórico en Veliko Tarnovo, en la ciudad amurallada de Dubrovnik o en una mezquita de Estambul. Si para llegar tenemos que subir cien escalones o meternos en un túnel no importa, hay que ver qué hay porque en cada rincón se puede esconder lo mejor, la frutilla del postre de cada ciudad. Probablemente uno de los culpables de esta enfermedad sea Gerardo, mi papá, que cuando nos íbamos de vacaciones le gustaba meterse en los caminos sin carteles, husmear en los pueblos sin shoppings. Esa sana costumbre él la justificaba con que “si no estamos apurados, podemos entrar a mirar” y así paseábamos por callecitas embarradas en provincia de Buenos Aires o pueblos fuera del mapa tanto en el norte como en el sur argentino. Si había tiempo había libertad de meterse a echar un vistazo. Por suerte hoy me siento con los minutos suficientes como para que cada puerta sea una oportunidad nueva de descubrir. Además cuento con la fortuna necesaria de que mi invalorable e irremplazable compañera me aguanta en todas, y cuando se vislumbra el otro lado en algún marco, ella es la primera en decirme “dale, vamos”.
Castillo de Buda – una de las principales atracciones para el turismo claramente

Castillo de Buda – una de las principales atracciones para el turismo claramente

                Habiendo dejado uno de los países que nos dejó mejores recuerdos como Rumanía, llegamos a Budapest, la ciudad más famosa y más habitada de Hungría. De las pocas cosas que sabíamos de la ciudad es que había sido centro del Impero Austrohúngaro y que hace no muchos años había dejado atrás un gobierno comunista para insertarse en la controversial Unión Europea. Los muros de las ciudades nos hablan, como dijo Rodolfo Walsh: “las paredes son las imprentas del pueblo”. En algún momento contaremos como la gente mayor en general sigue sosteniendo que el antiguo gobierno era mejor para la gente, mientras que una buena parte de los “jóvenes” (de 25 a 40 años con los que tuvimos contacto) critica el pasado de su tierra y prefiere una “apertura al mundo”. No vamos a hacer juicios ni análisis sociológicos ni políticos (ya que son nuestras carreras) porque la idea es que acá contamos nuestro viaje nomá. Además ya vamos a tener que hacer un trabajo de investigación en Dinamarca jaja no queremos arrancar desde ahora.
En una de las torres del castillo, tranqui eh

En una de las torres del castillo, tranqui eh

La cúpula del Parlamento, miren los detalles la rompe. La foto del edificio completo en 3,2,1…

La cúpula del Parlamento, miren los detalles la rompe. La foto del edificio completo en 3,2,1…

              Así es que llegamos a Budapest, donde la moneda vigente es el florín húngaro y la primavera es lluviosa como La Pampa en verano. Ésta gran metrópoli se constituyó como ciudad unificada en el 1873 porque anteriormente se las distinguía como Buda (u Obuda) y Pest, una a un lado del río Danubio y la otra al otro. En la parte de Buda se encuentra la gran ciudad amurallada donde yace el antiguo castillo, junto a la Catedral y las antiguas construcciones de nobles. Desde estas fortificaciones se puede observar con una hermosa panorámica el vistoso Parlamento, al otro lado del río, en Pest. Más de un millón y medio de personas transitan diariamente de un lado al otro del río, pero extrañamente no hay caos vehicular.
                Párrafo aparte entonces. Me imagino que usted estimado lector, se debe preguntar a menudo “¿Cómo será (escriba aquí cualquier ciudad europea)?”. Todas tienen una característica bastante singular que nos llama muchísimo la atención, principalmente por el contraste que representa con las ciudades latinoamericanas que conocemos, y es el transporte público. Más o menos lujoso, en todas las ciudades funciona bien y no se viaja apretado. Si bien sale carísimo son servicios estatales, y en la gran mayoría de las ciudades funciona muy bien el TRANVIA. Este medio que en Argentina está olvidado y se piensa en él como una antigüedad es factor fundamental para que los medios de transporte no colapsen en estas ciudades atestadas de gente (Budapest tiene sólo 1,7 millones de habitantes, Buenos Aires 3, es cierto. Pero Estambul tiene 14 millones de habitantes y Atenas 3,5; y la situación es la misma que en el resto de Europa,). En fin, nos parece sumamente llamativo como el tranvía (que en algunas citys se convierte en subterráneo, teniendo tramos bajo tierra y volviendo a salir luego a la superficie) hace las delicias de la puntualidad y el transporte masivo citadino.
Cero!!! Y si, es realmente bonito. El Danubio le besa los pies a este Parlamento de estilo gótico, como Batman (?)

Cero!!! Y si, es realmente bonito. El Danubio le besa los pies a este Parlamento de estilo gótico, como Batman (?)

Foton de Flor – Palomas húngaras (?)

Foton de Flor – Palomas húngaras (?)

                Para finalizar con la capital húngara, si algún día tienen la suerte de visitarla, denle mayor importancia a la isla Margarita (se llega en tranvía, no es una excursión especial ni nada) que es un grandísimo espacio verde en medio del Danubio con muchas fuentes de aguas danzantes y árboles para dormir la siesta jajaja También nos encantó el parque Vajdahunyad al norte de la ciudad, que posee una pequeña fortificación medieval muy bonita (de donde el parque toma prestado el nombre) rodeada de un laguito. Dos escapes de naturaleza en medio de una ciudad histórica que hacen muy buena combinación.
La Iglesia Matías, posta, no es de San Marco ni San Pedro – dentro del Castillo de Buda

La Iglesia Matías, posta, no es de San Marco ni San Pedro – dentro del Castillo de Buda

Hermoso collage de Flor de nuestra visita a Budapest. La foto más grande es en Isla Margarita

Hermoso collage de Flor de nuestra visita a Budapest. La foto más grande es en Isla Margarita

                Partimos de Budapest mojados después de tres días de lluvia casi continua camino a Bratislava, el toque y me voy que le íbamos a dar a Eslovaquia. Este país nos gustaría conocerlo “bien bien” en el futuro, pero en este viaje solo pasamos unos días (¡y qué días!) en la capital, que está sumamente al oeste. Si ven un mapa pareciera que Austria y Eslovaquia se dan un beso, considerando que sus bocas son sus capitales. En Bratislava nos esperaban Jan y Mirko, una pareja de couchsurfers que desde un primer momento fueron amables. Si tuviésemos un top 5 de gente que nos hospedó (que no tenemos, claro (?), claro), ésta pareja de muchachos pelea los primeros dos o tres puestos. Nos trataron de maravillas y conversamos de muchísimas cosas, entre ellas Jan nos contó que él pelea por el matrimonio igualitario en su país, pero se queja de que la iglesia tiene más peso que el gobierno sobre todo porque en los países limítrofes sí tienen algún tipo de legislación. Su preocupación pasa por que si a alguno le pasa algo, para el Estado ellos son flatmates (compañeros de piso) y nada más.
Casa presidencial en Bratislava

Casa presidencial en Bratislava

                Nos dieron un cuarto para nosotros, pudimos lavar la ropa y nos sentimos muy bien tratados todo el tiempo, siempre con respeto y con conversaciones muy copadas sobre historia, el tango, el amor, las mascotas entre muchas otras. Resulta que Jan es ciclista y le gusta recorrer distintos lugares con su bici, lo que nos dio una genial idea que más adelante les contaremos. Bueno, no nos hacemos más los difíciles y les contamos ahora, posiblemente desde Dinamarca sigamos con bicis para recorrer bien Escandinavia, pero no está confirmado jaja Aguante cambiar de planes todo el tiempo. Tengo que dedicarle una pequeña pero no menos importante mención a Camil, el perro (un basset) del que Flor se enamoró y le hizo extrañar menos a Zeus (su perro), al menos momentáneamente.
Gottwaldovo Namestie, histórica plaza de la Eslovaquia comunista – Seba chiquito al lado del monumento

Gottwaldovo Namestie, histórica plaza de la Eslovaquia comunista – Seba chiquito al lado del monumento

Bratislava for Everyone, es el festival que se daba en la ciudad cuando la visitamos. Muy folclórico, muy bueno de ver

Bratislava for Everyone, es el festival que se daba en la ciudad cuando la visitamos. Muy folclórico, muy bueno de ver

                Bratislava como ciudad es una puerta al primer mundo, una preparación de lo que puede venir en los países venideros: todo funciona a punto de parecer irreal, desde la gente con todos sus modales y sus conversaciones hablando bajito hasta los semáforos con el botoncito para que pasen los peatones, la limpieza, las reglas… los precios. Todo. Es muy bonito recorrer el centro histórico de la ciudad que cuenta que con una gran cantidad de estatuas “casuales” en la calle (como se ven en las fotos, la ciudad es una pequeña cuna cultural), lo que hace que pasear por la ciudad sea entretenido a pesar de la lluvia, y obviamente se destaca el Castillo de Bratislava del siglo XV, que se puede recorrer de forma gratuita (excepto el museo) y es una construcción realmente impactante, además que desde arriba se puede observar toda la ciudad. No hace falta decir que tanto en Budapest como Bratislava me metí en toda puerta abierta que encontré, inclusive en el castillo de esta última, por mirón pude ver un poquito del “tesoro” de la fortificación, algo que no sé si esta permitido.
Típica y famosisima boca-calle de Bratislava. Tienen estatuas adornando sus veredas por toda la ciudad

Típica y famosisima boca-calle de Bratislava. Tienen estatuas adornando sus veredas por toda la ciudad

Camil – El Basset de Jan que enamoró a Flor

Camil – El Basset de Jan que enamoró a Flor

                En el caso de esta ciudad eslovaca nos quedamos con la gran sensación que nos dejaron nuestros anfitriones, con la promesa de volver a vernos. Así nos vamos para Austria, con el ojo puesto en Salzburgo, en recorrer toda esa hermosa región de cuento. 
Un poco de esto trataba este post. De las puertas abiertas. Acá entrando en el tesoro del Castillo de Bratislava…

Un poco de esto trataba este post. De las puertas
abiertas. Acá entrando en el tesoro del
Castillo de Bratislava…

Foto sacada desde adentro del Castillo de Bratislava. La espada en alto no es de San Martín

Foto sacada desde adentro
del Castillo de Bratislava. La espada
en alto no es de San Martín

           Un abrazo grande a todos los que leyeron hasta acá, nos llena de fuerza saber que hay alguien del otro lado que sigue nuestros pasos, que nuestras huellas pueden llegar a gustarle a otro.

2 pensamientos en “Llueve en primavera y las puertas abiertas – Hungría y Eslovaquia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s