Viviendo con daneses y la Visa Working Holiday Dinamarca – Copenhague

     Vamos a dividir este post en dos partes para ser “ordenados”, en la primera contaremos sobre nuestra experiencia viviendo con y entre daneses y nuestra visión de Copenhague, y la segunda, datos específicos sobre la famosa (?) Visa Working Holiday. Después de casi dos meses de estar viviendo acá entendimos porque se llama así: Flor justifica el Working y yo el Holiday jaja Bueno che, entregué más de cincuenta curriculums  en mano y no me llamó nadie (NDE: al día de hoy, ya tengo laburo).

Parte 1 o “La vida en Dinamarca, Copenhague y sus gentes”

     Llegamos a Dinamarca, país que significaba poco y nada para nosotros en el 2012, se convirtió en un sueño difuso en el 2013 y se plasmó en una hermosa realidad en el 2014, que gracias a su Visa de trabajo vacacional (?) nos da la chance de viajar por Europa durante un año (si no, solo hubiésemos podido viajar 3 meses, que es lo que Schengen permite para turistear y no tienen contemplados loquitos que quieren recorrer más tiempo de rasca). Llegamos con muchísima ilusión de poder parar la pelota y analizar nuestros próximo pasos, y ya que hablamos de fútbol, ver el Mundial. También con mucha necesidad de conseguir algún laburito para sumar algunos pesinhos, meterle pata a la investigación de Christiania (como explicamos en el post anterior) y conocer este país, el que deslumbra a muchos en Argentina por ser el de mejor índice de derechos laborales, libertad de expresión, salario mínimo más alto y la mar en coche.

Flor en Nyhavn

Flor en Nyhavn

Sigue leyendo

Un Primer Mundo rebelde y ecologista – Suecia y llegada a Dinamarca

                    Lo cierto es que antes de llegar a Suecia estuvimos en Noruega… unas dos horas en el aeropuerto. Lo que nos alcanzó para ver los precios de los que tanto nos hablaban. Es una cinco o seis veces más caro que Austria y por lo tanto, unas diez o quince veces más caro que Sudamérica. Si le sumamos que enviamos más de 40 solicitudes de couchsurfing en el país vikingo y todos muy educadamente nos dijeron NOT, deben imaginarse que no estaba dentro de nuestro presupuesto pasar más de esas dos o tres horas aeropuertuarias en Oslo. Así que hicimos “patito” (en Argentina le decimos así a algo que rebota) y partimos para Gotemburgo, Suecia, donde nos esperaba Jonas “el vegano”, o como le diremos de aquí en adelante con mucho cariño y respeto: Lechuguin. Antes de seguir, tenemos que reconocer que nos quedó una espina, una cuenta pendiente con Noruega, el viaje de alrededor 300 kilómetros hasta Gotemburgo nos permitió ver paisajes hermosos, montañas nevadas, bosques tupidos, lagos de cuento adornados con pequeños pueblitos que parecían tener un contrato de “mantener la armonía del lugar”. Volveremos a Noruega y toda esta región en algún momento de nuestras vidas, es una promesa para inaugurar este “.com” o paginita de interné!

Nosotros disfrutando del domingo

Nosotros disfrutando del domingo

Sigue leyendo

Una aventura medieval y el zoológico de Tallin – Estonia

                 Austria nos espantó con sus precios irreales. Los comentarios de la gente y de los internautas (?) que leímos hablaban de que Alemania es realmente caro, inclusive un poco más que su vecino rojiblanco. Y si le sumamos que nuestros ahorros se escurren como Copa del Mundo a españoles, decidimos valientemente tomar un avión “barato” de Estonia a Noruega, y de ahí salir enseguidita hacia el sur, acercándonos a Dinamarca, donde plantaremos bandera un par de meses.

                ¿Y si nos cobran sobrepeso de equipaje? ¿Si se dan cuenta que nuestra Visa de turista terminó hace una semana y todavía no tenemos el permiso de Dinamarca? ¿Y Candela? No podíamos responder las últimas dos pero sí nos empezamos a preparar para que nuestras mochilas pasen de pesar 18 y 23 kilos, a quince cada una. Teníamos cuatro días para llegar a eso, en el medio, visitamos Tallin.

DSC_8452

Entrada a la “Old Town” de Tallinn

Sigue leyendo